Salmos 32 – La Bienaventuranza del Perdón

Mi pecado te declaré… Salmos 32:5

Masquil es un término heb. que aparece en los encabezamientos de los siguientes salmos.: 32; 42; 44; 45; 52; 53; 54; 55; 74; 78; 88; 89 y 142. Significa instrucción, y es para el remanente fiel que sí entenderá. La misma palabra, en plural maschilim significa los sabios o los entendidos. Daniel 11:33,35; 12:3, 10.

SOLO SE DISFRUTA CUANDO ES REAL. Ama perdona y olvida es la dicha de la indulgencia. Dios sepulta el pecado perdonado en lo más profundo del mar. Que lo deshaga la sal del agua. Algunos guardan el rencor y les hace daño. Perdonar es la experiencia de quienes disfrutan la presencia del Señor en su vida como lo mejor que cualquier cosa. Salir del engaño y de la iniquidad es la oportunidad única que viene del cielo. Porque Dios dice de David que se halló un hombre conforme a su corazón. Deje que Dios disfrute de usted.

SE LOGRA CUANDO CONFESAMOS. Hay una promoción maravillosa desde el cielo. Solo se necesita confesar la verdad delante de él y cesará la persecución. De otra manera la osteoporosis nos invade cada tramo del espacio interior. No calle, confiese. Gima delante de él y eche fuera todo lo que le lastima. No viva la primavera como si fuera otoño ni el bosque como desierto. Declare no encubra; confiese y reciba el perdón. Sus pecados serán borrados y su corazón quedará totalmente limpio. Libérese de esa carga que asedia y deje que el frescor de su gracia invada su ser totalmente. Será restaurado.

SE MANTIENE EN ORACIÓN. Si obtiene los recursos espirituales y sabe que tiene acceso a su trono, no salga de allí hasta que consiga lo que requiere. Cuando se agote vuelva de nuevo a su trono. Haga un capital permanente atesorando para si todo lo que recibe en esa brisa de la madrugada mientras escudriña su corazón en la contemplación de su gloria.

SE CONSERVA EN SU PRESENCIA. Cante el coro correcto. No cante maldita sabandija, ni tampoco: tu traición. Menos: hasta que te conocí vi la vida con dolor. Refúgiese en el Señor. Él es nuestro guardador. Él nos libera. Nos da reposo mientras alzamos la voz con himnos que revelan que su respuesta llegó oportunamente. Por eso le alabamos, porque reconocemos sus obras ahora y siempre.

SE APRENDE CUANDO SE FIJA. EL aprendizaje se da cuando cambiamos. Uno solo asimila lo que ya sabe. Mande la señal correcta. No se quede varado en un fracaso. Levántese y haga lo que no ha hecho. Vaya a donde no ha ido. Alcance lo que no ha alcanzado y logre lo que no ha logrado. Dios quiere hacerlo de nuevo. Rodéese de la bendición del Señor. Recuerde que los entendidos resplandecerán.

SE CULTIVA EN LA LITURGIA. Lo que se publica es producto de lo que se logró en la disciplina interior. El culto es público. Acudimos a la reunión de los redimidos porque podemos cantar acerca de cómo disfrutamos la liberación. Alégrese, gócese, cante, sea jubiloso. Exprese la alabanza a Dios en Público. El es digno de toda la honra y gloria.

Deja un comentario