Salmos 33 – La Alegría de Servirle

030416_1

En los íntegros es hermosa la alabanza Salmos 33:1

POR SU JUSTICIA. Las imposiciones humanas lastiman a la gente. El reemplazo del Justo Sierra por el Che Guevara muestra al anarquismo radical imperante. Quien ve la artesa de las naciones encender hogueras en juicios sumarios, descubre de pronto, portales rotos, gasolineras incendiadas con todo y gente, calles tomadas con violencia, desprecio a la autoridad y cargas difíciles de sobrellevar. Pero hay una justicia que a veces tarda, pero llega. Es la del cielo. Esa que desprecian los escépticos, esos que creen en todo menos en la verdad, porque para ellos es relativa. Aún hay personas que nos regocijamos en la justicia de Dios sabiendo que establecerá su reino en el corazón de la gente y en la vida de la ciudad nueva.

PORQUE PRODUCE HERMOSURA. En los íntegros es hermosa la alabanza. Emprender es difícil para los que tediosamente esperan que les caiga del cielo todo lo que desean. Hay una especie de hartazgo en escuchar el llanto de los que inundan la ciudad el día de plaza queriendo comprar sin dinero y hasta gritan: no tienes porque no arrebatas. Si hay manera de repartir despojos, pero no se ha de apostar a construir una nación a base de desechos. Se tiene que creer que es posible crear nuevas cosas e innovar lo que existe. Dijo el Himnologo: Hay que cambiar este mundo, hay que ponerle colores. Hay que vestirlo hermoso, para alabanza del Creador.

POR LA EXCELENCIA. Tocar el arpa, cantar leyendo y ejecutar la melodía armoniosamente es la expresión exquisita del cantico nuevo. Hasta el salmista expresa que hay que hacerlo bien e insiste tañer con júbilo. La excelencia puede ser un mito cuando solo se habla de ella y no se encuentra en quienes la proclaman. Pero es una realidad en los que perfeccionan las cosas en su justa dimensión. De siempre lo mejor, así podremos disfrutar juntos lo que hacemos.

POR LA RECTITUD DE SU PALABRA. No hay nada que cambiar de lo que él dice, ni que aumentar ni quitar. Es perfecto su dicho. Su misericordia llena la tierra. Si seguimos en este planeta es porque él lo sustenta con su misericordia, siendo así es más grande la expresión de su compasión, que el peso de nuestros pecados personales, sociales y ecológicos. Por todos, hay que pedir perdón.

POR SU OBRA. La acción de Dios en el tiempo lo llevó a crear los cielos y la tierra con sus manos. A expeler su aliento sobre toda la obra para acabarla. Es decir que su espíritu se mueve en medio de todo lo que vemos, para sustentarlo, sostenerlo y hacerlo vibrar. Cuando le alabamos reconocemos su obra. Cuando no lo hacemos dejamos de reconocer y discernir lo que él hace en medio de los tiempos. ¡Alabémosle siempre!

POR HACER DISCIPULOS A LAS NACIONES. Esta es la parte más emocionante de todo el trayecto. Las naciones toman consejo y maquinan ideas procesando su pensamiento. Dios hace nulo el ejercicio de pueblos enteros. Esto es un proceso didáctico a través del cual él hace discípulos en las naciones. La civilización entera le debe todo al Señor, porque él puso el fundamento correcto de la verdad y la fe, así como de las aspiraciones más sublimes de todas las generaciones juntas de los seres humanos. ¿Por qué no acudir por consejo a su presencia? Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová

Deja un comentario